Encuentros Sudamérica

Encuentrosud

La celebración del Día del Libro

 

El 23 de abril de 1616 fallecían Miguel de Cervantes Saavedra, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y a sus autores. 

 

Desde el año 1996, el día 23 de abril se celebra Día Internacional del Libro. Este día fue elegido por la UNESCO con el fin de rendir homenaje al libro y a la contribución de los autores al progreso y a la cultura, así como para sustentar el respeto a los derechos de autor y para fomentar la lectura.

¿Por qué el 23 de abril? Se escogió esta fecha porque el 23 de abril del año 1616 murieron dos grandes genios de la literatura universal: el español Miguel de Cervantes Saavedra y el inglés William Shakespeare. Ese mismo día murió también el Inca Garcilaso de la Vega.

Pero, en realidad, Cervantes no murió el 23 de abril de 1616, sino el 22; pero fue sepultado el día 23, y esa es la fecha que se acepta como la de su defunción.

William Shakespeare murió el día 23 de abril de 1616, pero del calendario juliano, que era el que se usaba entonces en Inglaterra. En el calendario gregoriano esta fecha corresponde al 3 de mayo. De todos modos, es indudable el hecho de que existen extraordinarias coincidencias respecto al deceso de ambos genios. 
Estas no son las únicas circunstancias relacionadas con el día 23 de abril. Además de los tres grandes autores mencionados, ese mismo día, pero de 1825 falleció el poeta alemán Friedrich Müller; en el año 1850, murió el laureado poeta inglés William Wordsworth; en 1936, la escritora venezolana Teresa de la Parra, y el 23 de abril de 1981 falleció el prolífico escritor catalán Joseph Pla, entre otros.

El Día del Libro ya se celebraba en España el día 23 de abril desde el año 1930. La fecha coincide con la entrega del premio más importante a los autores hispanohablantes: el Premio Cervantes. La idea de esta celebración partió de Cataluña, donde este día es tradicional regalar una rosa al comprador de un libro.

En 1964 la celebración incluía los países de habla castellana y portuguesa, y en 1993 se proclamó el Día Europeo del Libro. Finalmente, la UNESCO fijó la fecha para la celebración del Día Internacional del Libro. Actualmente, la celebración se lleva a cabo en más de cien países.

Koichiro Matsuura, Director General de la UNESCO, en su mensaje del Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor pone énfasis sobre el rol del libro en el desarrollo de una educación de calidad y sobre la relación entre libro y derechos humanos.
Un mensaje ambicioso y optimista que recuerda que uno de cada cinco adultos en el mundo es analfabeto. Éstas son las palabras del Director General de la UNESCO.

Fuente: MDZ 

Mensaje del Sr. Koichiro Matsuura,
Director General de la UNESCO,
con motivo del Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor

23 de abril de 2009

Desde 1996, el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, que se celebra cada 23 de abril, nos brinda una ocasión singular de meditar mancomunadamente sobre los nuevos desafíos que se plantean al libro, concebido éste al mismo tiempo como industria editorial, obra de arte y herramienta esencial para lograr una educación de calidad para todos. Cabe situar este Día Mundial en el marco del Decenio de las Naciones Unidas de la Alfabetización (2003-2012), que tiene por lema “La alfabetización: un camino hacia la libertad”, con el fin de evocar la dimensión emancipadora del libro.
Esta articulación resulta especialmente necesaria, sobre todo si queremos que el libro sea un vector primordial de alfabetización para todos los seres humanos y, en particular, para los grupos sociales marginados, en un momento en que uno
de cada cinco adultos no sabe leer ni escribir. Instrumento que permite conocer y compartir, el libro debe servir a la educación, la plena realización y la autonomización de la persona. En ese sentido, es un instrumento que contribuye a hacer realidad el derecho universal a la educación y la participación efectiva de todos en la vida social, política y cultural. Además, es preciso insistir –ahora que acabamos de celebrar el 60º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos- en que el libro no es nada si no garantizamos su libre circulación. En efecto, es esa “libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”, consagrada en la Constitución de la UNESCO, lo que debe seguir siendo objeto de nuestra atención constante hoy en día, para seguir promoviendo el acceso universal al libro. 
Es evidente que en la cuestión del libro y de su difusión lo que está en juego es a la vez nuestra comprensión de una auténtica educación de calidad para todos y el respeto a la universalidad de los derechos humanos y las libertades fundamentales para todos. Con motivo de la 14ª edición del Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, invito solemnemente a todos los países, los asociados y los amigos de la UNESCO a que nos acompañen en una reflexión común sobre la función que el libro desempeña en nuestras políticas educativas y culturales, y su contribución al fomento de la diversidad creadora, una dimensión que es hoy más útil que nunca.

Koichiro Matsuura

 

Categoría(s): Noticias

Deja un comentario


Acceder con Facebook
Acceder